Ante el anuncio municipal de dar por muerto y enterrado el Plan General del año 2004

La Plataforma Ciudadana Escurialense reclama un Plan Especial que proteja el espacio de forma efectiva


Al comienzo del verano de 2009, el Ayuntamiento de San Lorenzo de El Escorial nos sorprendió anunciando la inminente puesta en marcha de un PGOU, un Plan General de Ordenación Urbana, cuyo Avance ya se había formulado cinco años antes, que ponía los pelos de punta a toda persona sensibilizada con el paisaje, la historia, el medio ambiente, y hasta  el  aire que se respira en este pueblo serrano. Fue  tal el susto proporcionado por el consistorio que, en poquísimo tiempo, se organizó esta Plataforma Ciudadana Escurialense en la que se agruparon unos centenares de personas junto con algún que otro colectivo. Más de un millar de ciudadanos suscribieron un manifiesto en contra del susodicho plan.

Esta Plataforma comenzó a acudir asiduamente a los Plenos Municipales y a redactar sucesivos recursos y alegaciones en contra de las propuestas de un gobierno que ha centrado  su norte en construir sin medida hasta cubrir totalmente parte de la ladera del monte.

El esfuerzo de muchos ciudadanos tuvo su recompensa cuando se paralizó un proyecto para edificar en el extremo del término municipal, junto a Villalba, un desarrollo comercial y terciario conocido como SAU  2, que, sin estar incluido en el PGOU, suponía su punta de lanza. Conforme empezaron a verse los efectos de la inmensa burbuja inmobiliaria a punto de estallar, el proyecto comenzó a desinflarse.  Las soflamas políticas en defensa de la edificación de un nuevo núcleo urbano situado en la zona de Monesterio, comenzaron a amainar. Declaraciones del alcalde defendiendo la construcción de de siete mil viviendas, a quince kilómetros del actual núcleo urbano “para que los hijos de los escurialenses no tuvieran que irse del pueblo”, cayeron en el olvido…Y llegó el silencio. Un silencio ahora roto con una declaración solemne por parte de nuestros ediles en el gobierno: “el Ayuntamiento desiste oficialmente del Avance del Plan General de 2004.  Se planteará un nuevo modelo conservacionista donde la rehabilitación será el eje central del proyecto.”

Una detenida lectura de los dos folios entregados a la prensa por el ayuntamiento la pasada semana con este encabezamiento, nos permite sacar dos conclusiones. Una, que parece que nuestros ediles han conseguido  por fin entender los reiterados mensajes ofrecidos por esta plataforma y otros colectivos locales, en el sentido de que nuestro privilegiado lugar no podía permitirse un destrozo como el propuesto en ese plan urbanístico, donde solo se contemplaba la recalificación del suelo, sin conservar el patrimonio que es una de las fuentes de riqueza de esta población. Y otra, que desgraciadamente no han abandonado del todo el modelo cuando afirman que ahora lo que toca es la regeneración y renovación: “en la línea de lo dispuesto en la Ley 8/2013, de 26 de junio; sin perjuicio de las puntuales actuaciones de transformación urbana e incluso de generación de nuevo suelo urbanizado que permita la ejecución de actuaciones necesarias para el funcionamiento de la ciudad y el desarrollo del municipio”.

No hay que olvidar que desde la aprobación en septiembre de 1999 de las Normas Subsidiarias, se han tramitado al menos 20 Modificaciones Puntuales, mediante las que se han alterado delimitaciones de ámbito y  cambiado ordenanzas, que han deteriorado el espacio urbano, sus valores históricos y paisajísticos y empeorado las condiciones de vida de los habitantes.

La renuncia a tener un Plan de Ordenación acorde con las necesidades del municipio, tanto actuales como futuras, en el que se contemple una planificación general, puede desembocar en el mantenimiento de la situación actual en que, a base de  estas ordenaciones puntuales se continúan  ampliando o creando nuevos espacios urbanizables, sin tener en consideración una ordenación del conjunto del término municipal.

Por otra parte, la declaración de San Lorenzo del Escorial como Bien de Interés Cultural en la categoría de Territorio Histórico obliga, por imperativo legal, a la redacción de un Plan Especial que haga compatible la protección del bien protegido con los nuevos usos, ordenaciones y modificaciones que se pretendan.  Este Plan, cuya redacción ha sido obviada hasta la fecha por el Ayuntamiento, se hace imprescindible en este momento, en que las Vigentes Normas Subsidiarias han quedado obsoletas y no existe una normativa que garantice mínimamente el cumplimiento de los objetivos perseguidos con la declaración como BIC.

Luego,  el anuncio de dar por muerto y enterrado la propuesta del plan general redactado en el año 2004 por este equipo de gobierno  sin ofrecer una inmediata alternativa, no deja de preocuparnos. ¿Qué se va ha hacer con el espacio ya recalificado junto a la autopista cuando se desinfle la burbuja? ¿Por qué el ayuntamiento se endeuda con un crédito para adquirir a través de la empresa municipal de vivienda los terrenos de las Carmelitas para construir viviendas  a escasos metros del conjunto monumental? ¿Cómo casa esta actuación con su declaración de intenciones de que el nuevo modelo que proponen es más conservacionista y debe centrarse en la puesta en valor de lo existente? ¿No se comprende que hay que preservar de ladrillo al monumento, por qué es lo que otorga al Sitio su carácter? Existe, en el municipio, un gran número de viviendas construidas que han quedado sin vender o en manos de los bancos. ¿No sería mejor opción llegar a acuerdos con los promotores para convertirlas en VPO y así darles salida?

La plataforma ciudadana considera una gran noticia que no vaya a llevarse a cabo ese plan, porque nuestro patrimonio es el mayor valor que tenemos, pero también, nuestra mejor opción de futuro. Su protección y la explotación sostenible de sus recursos turísticos es la mejor opción económica para San Lorenzo. Se debe trabajar para colocar a esta población en el lugar que se merece a nivel del turismo internacional, y para ello es imprescindible un Plan Especial que lo proteja de forma efectiva, proyectos de restauración y recuperación, y nuevas iniciativas turísticas que lo pongan en valor. Un Plan que debería escuchar a tantas asociaciones y colectivos ciudadanos existentes en la localidad que llevan años desarrollando un discurso que ahora, mira tu por donde,  hace suyo el propio Ayuntamiento.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *