Atentado contra la libertad de expresión

Un grupo de compañeros de la Plataforma instaló el pasado día 28 un puestecito informativo en la zona conocida como Los jardincillos. A poco de comenzar con su tarea de divulgación de nuestras actividades fueron abordados por tres números de la policía municipal que, alegando que no tenían en el Ayuntamiento comunicación alguna de esta actividad (cosa que reconocemos cierta), procedieron a tomar su filiación y a retirarles toda la documentación y ello pese a que el Art. 20.5 de la Constitución Española dice expresamente que: “Solo podrá acordarse el secuestro de publicaciones, grabaciones y otros medios de información en virtud de resolución judicial”.
Posteriormente echaron en falta, mientras tomaban el aperitivo en un bar, la bolsa en la que habían llevado otros documentos y guardado las adhesiones recogidas. Misterioso hurto o desaparición. Todos los datos del incidente pueden leerse en el siguiente enlace, que recoge la denuncia que hemos presentado.

No es ésta la primera ocasión en la que el Consistorio de San Lorenzo muestra una diligente actuación con nosotros, poniéndonos impedimentos a acciones pacíficas e informativas. Todo esto no tiene mas que un calificativo, es cutre, muy cutre,  Esta política de no informar, de ocultar, de mandar a la policía para controlar, es demasiado jurásica, la verdad. 
 
 
La policía cumplirá con su trabajo, cumplirá con lo que le mandaban sus superiores. Su actuación para con nosotros  podría deberse a un estricto cumplimento de la Ley Orgánica 9/1983, de 15 de julio, que regula el derecho de reunión, con obligación de quienes convoquen una reunión o manifestación en la vía pública de comunicarlo a la autoridad gubernativa (que no a la municipal a quien aquella hará llegar tal solicitud) con una antelación mínima de diez días, cosa que, como hemos reconocido, no hicimos, puesto que se trataba de una simple información al ciudadano, no una reunión, ni una manifestación. Y esperemos que en lo sucesivo no se nos pongan impedimentos a nuestras solicitudes, porque, como dice la misma Ley, no existe peligro en nuestras convocatorias de alteraciones en la vía pública, ni de daño para las personas. Aunque no las tenemos todas con nosotros, puesto que por una u otra razón nunca hay espacio para nosotros en la Casa de la Cultura por citar un ejemplo  y somos conscientes de que este Ayuntamiento pone siempre impedimentos a quien no vaya a tocarle la loa con zambomba debajo del balcón del “palacio” consistorial. 
En un intento de ir sacando a la luz datos sobre la actividad del Consistorio, que él suele guardar bajo mil escondites, he aquí algunos que esperemos muevan al lector a la reflexión. 
 
Según el último presupuesto de San Lorenzo de El Escorial los gastos de personal ascienden a la friolera de 9.477.812,86 euros, de los cuales 1.305.977,05 €  corresponden a gastos de policía municipal y Bescam. Tenemos, en San Lorenzo, un cuerpo con 49 policías, tocamos a un policía por cada 365 habitantes. Si lo comparamos con Madrid, una ciudad con muchos más conflictos y que tiene un plantel de unos 7.000 policías municipales, veremos que hay un policía por cada 465 madrileños.
 
Por hacer otra comparación diremos que los gastos de personal del Ayuntamiento le suponen a cada sanlorentino 529,81 €/ año, mientras que a un habitante de Madrid capital le ascienden a 397,47 € /año. En el capítulo específico de fuerzas de seguridad la repercusión es de 73,00 €/año para cada habitante de San Lorenzo. 
 
Las fuerzas de seguridad de Madrid capital atendieron en 2009 18.363 delitos de diversa índole, unos 50 delitos diarios. Proporcionalmente la policía de San Lorenzo debería resolver unos 60 delitos cada día. No hemos encontrado una estadística de este dato, pero nuestra percepción es que no existe ni de lejos ese volumen de delincuencia, no hay más que echar una ojeada a las hemerotecas de los periódicos de la zona, que recogen hasta la detención de camellos de poca monta.
 
Vamos, que estamos tan seguros que aquí no se mueve una mosca y podemos pararnos en los semáforos sin miedo a que un desalmado nos rompa la luna del coche, nos robe la cartera y nos pegue un tiro, como sucede en Bogotá. 
 
Así que confiamos en que la Policía Municipal resuelva este caso nuestro de la desaparición/hurto sospechoso de nuestros documentos. Tiempo para ello ya podrán sacar. 
 
Como decíamos al principio, cutre, muy cutre, casi para echarse a llorar.
 
Este artículo ha sido comentado en Valdemorillo.com en el siguiente enlace:
Valdemorillo – martes, 02 de marzo de 2010
© Valdemorillo 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *