Cada vez somos más

Más de doscientas personas ya han suscrito el compromiso de pertenecer a la Plataforma Ciudadana Escurialense

Cada vez somos más las personas que hemos decidido ponernos en marcha para frenar el delirante ritmo con el que se construye en San Lorenzo de El Escorial y sus alrededores.Un desenfreno especulativo sobre el suelo que está  haciendo perder valor a nuestra ciudad, a nuestra forma de vida y a nuestro paisaje, por no hablar del rico patrimonio cultural por el que tenemos que responder ante toda la Humanidad.

Más de dos centenares de personas han suscrito hasta ahora  el compromiso de formar parte de La Plataforma Ciudadana Escurialense. El pasado sábado, día 30 de Mayo, no había sillas suficientes en el local de la Casa de la Juventud para  quienes querían escuchar toda la información disponible hasta el momento sobre la amenaza del PGOU propuesto por el ayuntamiento, y sobre las posibles actuaciones ciudadanas a llevar a cabo a partir de ahora.

Maniobras orquestadas

Una presentación realizada con abundante información gráfica, permitió a los asistentes informarse de las características de este PGOU. Muchos mostraron su sorpresa al conocer que se pretendía edificar en los nobles jardines del Colegio de las Hermanas Carmelitas de la Caridad, quienes parece ser que ya han pasado por la notaria para formalizar la venta de la propiedad al Ayuntamiento; o ante el hecho de en este Plan se oferte como zona verde, y mas concretamente como “Parque urbano”,  un amplio territorio que ya lo es: el Prado de la Era. Un terreno de gran valor botánico pues tiene especies únicas en toda la comunidad, pero  situado tan lejos del centro, que resulta falaz calificarle de urbano pues sería necesario coger el autobús para trasladarse hasta él. Una maniobra que oculta la intención de que a los redactores de este plan les salgan los números en el equilibrio necesario con los metros que quieren construir.

Devaluar para saldar las deudas

Se explicó también la amenaza que pende sobre la colonia histórica de Abantos con la precalificación de terrenos en varias zonas. Llamó poderosamente la atención que se proyecte construir bajo la presa del Romeral, en pleno cauce, eliminando un esplendido  parque urbano, -este si debería serlo-, que existe desde hace decenas de años y es usado por la vecindad para sus paseos pese a que el consistorio no lo cuide. Se trata de la vaguada bajo el edificio conocido como “El Felipin”. Se dijo que, al parecer esta  otra operación responde a la intención del consistorio de saldar una deuda millonaria, tras perder un contencioso por unos terrenos. La deuda la pagarían de esta forma todos los vecinos afectados, que se quedarían sin ese parque, y que verían la zona totalmente devaluada, por no hablar del incremento de tráfico, polución y muchas otras molestias. Situación que se repite en muchas otras zonas del centro, donde los vecinos comprobarían desolados cómo desaparecen sus vistas, cómo ya no encuentran donde aparcar, y cómo hace mucho mas calor en verano porque el jardín de ahí al lado ya no está. Un deterioro aun mayor del que se viene padeciendo en esta población, castigada desde hace unos años por una actuación municipal sobre el suelo que prima el fácil beneficio especulativo, sobre la protección de los valores de todos conocidos.

Nuestro Versalles, nuestro Windsor, destruido

La intención de edificar un nuevo núcleo, ya bautizado como “San Lorenzo de la Autopista”, a 14 kilómetros del casco urbano, donde además de cientos de viviendas, se quiere acometer un desarrollo comercial e industrial que el plan define expresamente como necesario para el ocio de la población, alarmó a los asistentes al acto. Mientras el centro de San Lorenzo pierde un teatro, un cine, su pequeño comercio y ni los mayores,  porque muchos de ellos no conducen, ni la juventud, que tampoco, tienen espacio para el ocio, nuestro ayuntamiento nos ofrece en este plan “divertirnos” en una gran superficie comercial a la que hay que acceder en transporte publico o privado. En esa zona confluye el desarrollo de todos los pueblos cercanos (Villalba, Alpedrete, Guadarrama, y Los Arroyos y Montencinar, de El Escorial), que se definió en el acto como el crecimiento de un gran pulpo. La zona de Monesterio y su palacio de Isabel la Católica desconocida aun para muchos ciudadanos, de enorme valor desde el punto de vista cultural, pues posee diversos yacimientos históricos, natural, pues allí se encuentra ubicado el LIC del cauce del río Guadarrama a pesar de que nuestro Alcalde haya declarado: “que yo sepa allí no hay ni un árbol” , y que es el hábitat de varias especies protegidas, se ofrece como la gran barrera natural para proteger el maravilloso jardín diseñado hace siglos por Felipe II. Situado dentro de La Gran Cerca, con un territorio de 10.000 hectáreas, el moderno espacio diseñado por el rey supuso en su época una revolución que tuvo continuidad en los grandes jardines europeos, como Versalles por ejemplo, que fue citado en la reunión, junto a Windsor o Sintra, como muestras de protección a un legado arquitectónico y paisajístico que aquí, sin embargo, se destruye.

¿Qué podemos hacer?

La Plataforma Ciudadana Escurialense ha conseguido en muy poco tiempo crear una estructura de funcionamiento, con grupos de trabajo, -comunicación, logística, tesorería y contenidos- que ya han comenzado a trabajar.  Al Avance del PGOU se presentaron recientemente cientos de sugerencias que deben ser incorporadas al  Plan en una nueva fase del procedimiento, en la que habrá que presentar alegaciones, una tarea para el grupo contenidos.
Copia de  muchas de estas sugerencias van a presentarse ante las instancias pertinentes de la Comunidad de Madrid, y ante Patrimonio  Nacional, a cuyo Director General  se solicitará una entrevista, al igual que al Director General de Evaluación Ambiental de la Comunidad que ya se ha reunido, por cierto, con el alcalde Fernández-Quejo para tratar este asunto. Nosotros también somos parte interesada.

Vamos a colocar mesas para explicar todo esto a los vecinos en distintos lugares de la población y a continuar celebrando actos informativos. Solicitaremos al ayuntamiento la cesión puntual de espacios públicos tanto para poder celebrar nuestras reuniones, como para desarrollar estos actos. Por otro lado, también vamos a solicitar del Ayuntamiento una ordenanza para poner en el mercado tanto para venta como para alquiler, las dos mil viviendas vacías existentes.

Entre los asistentes cuajó la certeza de que era necesario otro planeamiento urbanístico, es decir otro PGOU, que ofrezca a sus vecinos un crecimiento sostenido y un desarrollo económico que cree riqueza pero no a base de recalificaciones de suelo que nos dejan sin horizonte, sin memoria y sin futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *