CARTA ABIERTA AL SEÑOR ALCALDE DE SAN LORENZO DE EL ESCORIAL

Señor Alcalde:
En el pasado pleno del Ayuntamiento de San Lorenzo de El Escorial, celebrado el día 1 de diciembre de 2009, se aprobó por mayoría absoluta, con los votos favorables del Partido Popular e Izquierda Unida,  la Modificación Puntual nº 14 que permite recalificar el jardín de la Congregación de las Hermanas Carmelitas y autorizar la construcción de viviendas sociales en el solar resultante. A la vista de lo expuesto en dicho pleno y contestando a las afirmaciones textuales del señor Alcalde y sus ediles municipales, nos planteamos los siguientes interrogantes que transmitimos a la opinión pública.

1. El Señor Alcalde  y el Señor Cuesta (concejal de urbanismo) afirman: “Casi el 80% del suelo del municipio de San Lorenzo de El Escorial está protegido, y no dispone de suelo vacante para localizar este tipo de viviendas”, y “…es nuestra obligación, pues, buscar emplazamientos, dentro de la dificultad que tiene este municipio por la carencia de suelo…”
Estas afirmaciones, a nuestro entender, se contradicen con las afirmaciones que en este mismo pleno se reconocen referentes a la protección existente en la actualidad.
La existencia  de un gran solar propiedad del propio Ayuntamiento situado en la calle Residencia no parece que apoye la tesis municipal que afirma la  imposibilidad de construir vivienda social en otro lugar del casco. Y esto sin tener en cuenta los terrenos para vivienda libre que podían o todavía pueden dedicarse a vivienda social según la ley del año 2001. 
El desembolso necesario para la compra de este jardín, una vez recalificado y convertido en solar edificable, dada la situación deficitaria  de las arcas públicas, nos parece una donación encubierta a la Congregación Carmelita totalmente  injustificada.
El Ayuntamiento no permitió, años atrás, construir pisos modificando la ordenanza que impide derribar viviendas unifamiliares en la plaza de los Alamillos semi esquina al jardín de las monjas. Ahora no sólo permite construir en la misma zona sino que destruye una zona deportiva integrada en un jardín sacrificando árboles de gran tamaño y valor. 
2.  Dice el Señor Alcalde: “Además, para mejorar las condiciones de la zona verde colindante se localiza una nueva zona verde entre ésta y los usos residenciales propuestos, de modo que el actual parque resulte incrementada su superficie”
La ampliación que proponen para el parque es insignificante, 190,94 m2, cuando en la actualidad el jardín de Leandro Rubio, propiedad de la Congregación Carmelita, tiene una pista de deportes, está lleno de árboles y se utiliza como si fuera parque público en infinidad de ocasiones. Por ejemplo  para preparar las carretas de la Romería o para que ensayen los grupos folclóricos.  La construcción que se quiere aprobar con esta Modificación Puntual no nos parece una alternativa idónea, pues no mejora las condiciones de la zona y  hace innecesario “localizar” una zona verde o parque adicional pues ya existe en la actualidad. 
3. Dice la Ley y Ustedes, señor Alcalde y concejales del Partido Popular,  reconocen:  
“La parcela objeto de la Modificación Puntual está incluida según el Catálogo de Bienes Protegidos de las Normas Subsidiarias vigentes en la Colonia Histórica “Abantos – Romeral”. Según los planos del Catálogo en la Zona C-1, es decir, con nivel de Protección 1º. Además se encuentra en el BIC “Entorno de Protección del Conjunto Histórico”; 
“El terreno está afectado por el Decreto de la C. Autónoma de Madrid 52/2006 de 15 de Junio, por el que se declara bien de interés cultural en la categoría de territorio histórico el Real Sitio de San Lorenzo de El Escorial constituido por el ámbito delimitado por la Cerca Histórica de Felipe II.”
Nosotros insistimos en afirmar que este jardín está a 15 metros de la Universidad, cuya pertenencia al Conjunto Monumental es evidente, y aunque no sea un jardín catalogado incluido en la lista oficial de jardines históricos, sí es calificado como histórico por los vecinos y alumnos del colegio durante toda la historia de San Lorenzo y mantenido como tal en todas las épocas anteriores, fuera cual fuera su adscripción política. 
El señor Alcalde contesta: “Muy sencillo, porque no es verdad. El jardín ni se toca ni es histórico;  la actuación ni está a quince metros del Monasterio ni no tiene impacto visual. Todo eso es falso, totalmente falso”.
El Señor Cuesta apostilla: “Se mantiene en su totalidad la zona verde, que no está catalogada ni está protegida ni es, evidentemente, ningún jardín histórico. Tendrían que transplantarse tres árboles y se mantienen ochocientos metros cuadrados de zona verde.”
El jardín sí se toca Señor Alcalde, cuando se  reconoce que se va a cortar un árbol (según nos comunicó el señor Trigueros, Director General de Evaluación Ambiental de la Comunidad de Madrid,  el pasado año) o trasplantar tres árboles, es decir eliminarlos pues no sobrevivirán,  (según afirma el señor Cuesta) o eliminar seis (como se indica en los documentos expuestos a la opinión pública o muchos más como queda claro superponiendo los nefastos planos del Ayuntamiento a las fotos aéreas del lugar. También sufrirá un movimiento de tierras importante por lo que morirán todos los árboles colindantes con las casas del Patrimonio, y es evidente que sí tiene impacto visual. 
4. Según el informe llevado por el Alcalde al pleno del día 1 de diciembre: 
“La Modificación que se propone no tiene incidencia negativa en el medio ambiente. 
La Modificación que se propone no tiene incidencia negativa en la movilidad.
La Modificación no incorpora más superficie viaria al viario existente.
La Modificación que se propone no tiene incidencia negativa en las infraestructuras.
La Modificación que se propone no tiene incidencia negativa en el entorno en el que se localiza.
La Modificación que se propone mejora la red pública de zonas verdes
Nosotros pensamos que es difícil conciliar estas observaciones con las certeramente emitidas por un concejal de la oposición cuando afirma:
Señor García Millán (concejal del Partido Socialista): “Nosotros estamos a favor de que se construyan viviendas de protección pública, pero siempre hemos considerado un problema que se construyan justamente ahí, donde ahora se pretende, eliminando un equipamiento educativo relativamente céntrico, aunque sea privado. Apoyamos que se facilite la construcción de vivienda pública, que se busquen sitios adecuados para ello, pero el que ahora se propone de las Carmelitas no nos parece adecuado. Por ello, vamos a votar en contra de la modificación propuesta.
Nos oponemos por una razones concretas como nos opusimos a que se incluyera una Cañada en la promoción de Unamuno y, después, se nos dio la razón y hubo que modificar la actuación. En aquella ocasión estábamos defendiendo un terreno público. Si se nos hubiera hecho caso, y se hubieran construido en otro lugar esas viviendas, hace mucho que se hubieran terminado.  Pero os empeñáis en construir en sitios conflictivos. Ahora estamos hablando de construir treinta y seis viviendas, aunque empezasteis con cuarenta y cuatro, en un sitio que, sinceramente, no sé qué sentido tiene”
Es evidente que el tráfico y el ruido se incrementarían, la movilidad quedaría afectada negativamente, el actual y congestionado aparcamiento se colapsaría dada la proximidad de la Universidad y su utilización por los propios vecinos de la plaza del Alamillo. 
Lo único que, a nuestro entender, tiene sentido es el apoyo a la vivienda social, que reconocemos necesario no sólo para los jóvenes que tienen energía y una vida por delante sino también y prioritariamente para los mayores, con jubilaciones escasas, que ya han dado toda su vida a la sociedad y a los que la sociedad bien podría recompensar.  
Además no nos parece oportuna la donación que el Ayuntamiento pretende hacer a la Congregación comprando su jardín a precio de solar, ya que originalmente fue destinado a colegio, y no a residencia, gracias a una generosa donación privada que hizo posible su adquisición por la Congregación Carmelita. Ambos planteamientos sociales deben abordarse mediante otras medidas menos gravosas para el erario público y muy distintas a las planteadas por el Consistorio. 
5. El Señor Alcalde dice: “Lo de los indigentes, personas que no están aquí me lo han dicho, me han dicho algo peor que no quieren “gentuza” a su lado. Y resulta que quienes accedan a esas viviendas serán jóvenes o personas de escasos recursos de nuestro pueblo;  y resulta que esa “gentuza” pueden ser sus hijos o los míos  o los de cualquier otro vecino”
No queremos pensar, leyendo estas afirmaciones, que el Señor Alcalde quisiera dedicar estas viviendas a sus hijos o a los hijos de los concejales de la oposición o de cualquier otro vecino con  recursos económicos suficientes, como se podría  desprender de sus declaraciones recogidas en el diario de sesiones.
Señor Alcalde no insista en su planteamiento demagógico. Si alguien le dijo esa frase desafortunada indique quien es pues, según nuestra información, nadie ha emitido semejante, inoportuno y desgraciado exabrupto. 
6. El Señor Alcalde dice: “Con la modificación propuesta, además de atender a una necesidad de la población, facilitando la construcción de vivienda de protección pública, se mejora la ordenación del suelo afectado pues: se disminuye la ocupación, se disminuye la edificabilidad, se adaptan los volúmenes a los de la zona, no se sobrepasan las alturas de los edificios del entorno, se crea una zona verde, no se talan árboles”.
La realidad es que se pretende construir en un jardín que actualmente dispone de una pista de deportes y abundante arbolado, por lo que sí se  aumenta la ocupación, la edificabilidad, los volúmenes y las alturas actuales, no se crea ninguna zona verde adicional y se eliminan  árboles que contradicen la afirmación de nuestra presidenta Esperanza Aguirre en carta dirigida al presidente de la Plataforma Ciudadana Escurialense: “Le informo de que desde el Gobierno regional estamos impulsando un modelo urbanístico que antepone la defensa del medio ambiente a todos los demás criterios y, por ello, cualquier modificación del planeamiento se adaptará a esa exigencia”. 
7. El Señor García Millán afirma: “Una pregunta que me traslada un vecino ¿por qué se vuelve a plantear la modificación de las normas en el tema de las Carmelitas cuando estamos en fase de Avance del Plan General de Ordenación Urbana?, ¿por qué no se trata ahí?
El Señor Alcalde contesta: “Porque no sabemos cuando va a aprobarse el Plan General. Las actuales Normas Subsidiarias se tardaron en aprobar siete años y no podemos esperar. Se trata de una necesidad que queremos atender, y la modificación que ahora se presenta se ha redactado, en esta ocasión, teniendo en cuenta las alegaciones e informes que se presentaron y emitieron al anterior proyecto. Es decir, se ha mejorado y tratado de conciliar todos los intereses en presencia”.
Nosotros pensamos que si fuera tan urgente resolver la vivienda de los jóvenes con esta inadecuada Modificación Puntual se habría tenido que plantear cuando se cerró indebidamente el colegio cuya necesaria labor social estaba plenamente justificada y reconocida, y no ahora. Por otro lado consideramos que existen soluciones mejores, más económicas e inmediatas, como por ejemplo, dedicar a vivienda social las que actualmente están desocupadas o construir estas 36 viviendas en el solar de la calle Residencia, cuyo nombre parece una premonición,  propiedad del Ayuntamiento, cuya aplicación a este proyecto redundaría en un mejor uso del dinero público al no tener que invertir el dinero de todos los contribuyentes para adquirir el jardín de las monjas Carmelitas. 
No queremos pensar que las urgencias del Señor Alcalde se justifican por los compromisos adquiridos en el contrato fraudulento firmado el pasado año entre la Congregación y la Empresa Municipal de la Vivienda, aunque el plazo de su vigencia haya finalizado. 
8. Estamos de acuerdo con la opinión de un concejal de la oposición socialista:
Señor García Millán: “¿Cómo cuadra que en el territorio histórico de la Gran Cerca, recién incluido en el PORN del Parque Nacional de Guadarrama, a quince metros del Monasterio, declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO, se construya un bloque de viviendas que destruye un jardín histórico y afecta de forma importante al paisaje?”
Sus respuestas ya conocidas no nos valen Señor Alcalde. Díganos la verdad. ¿Cuál es su verdadero interés?
9. El Señor Escario Bajo (concejal de Izquierda Unida) dijo que se podían “…mejorar las propuestas”. 
Estamos de acuerdo. A nuestro entender este proyecto es perfectamente mejorable si se estudia en otro emplazamiento, si se analizan otras  alternativas más adecuadas e inmediatas y si se abandona esta Modificación Puntual nº 14 que no es substancial, ni urgente, ni necesaria, y no contempla con objetividad otras posibles alternativas  que no requieren la destrucción o remodelación de las actuales zonas de jardín y deporte que sí pertenecen a la historia de San Lorenzo y no se destinan los escasos recursos procedentes de las ya esquilmadas arcas municipales a donaciones encubiertas a instituciones religiosas con recursos suficientes.
A todos estos interrogantes  son los que esperamos conteste nuestro Alcalde, el Alcalde que debe ser de todos los escurialenses.
Plataforma Ciudadana Escurialense
SLE  22 enero 2010

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *