CESHER, Posible Fraude en San Lorenzo de El Escorial

El proyecto del Centro de Estudios Herrerianos (CESHER) con sede en el antiguo Cuartel de Voluntarios nunca se ha bien explicado por el Ayuntamiento de San Lorenzo de El Escorial. La idea original era crear un centro de alcance internacional que, pivotando alrededor de nuestro estilo arquitectónico más característico, integrara un Museo de Arquitectura, un Museo de la Ciudad y un Centro de Documentación e Investigación.
En un edificio emblemático, muy en línea con el Monasterio, de tiempos de Carlos III y atribuido al arquitecto mayor del Rey y de la villa de Madrid, Juan de Villanueva, el proyecto del CESHER pretendía ser el empujón que necesita la localidad para crecer económicamente y crear empleo, ofreciendo una alternativa interesante para que los miles de turistas que visitan el Monasterio conozcan el rico patrimonio de la zona y contribuyendo así al desarrollo del centro histórico y el comercio local de San Lorenzo.
La referencia estaba en el Centro de Estudios Andrea Palladio, que ha conseguido ser un factor realmente relevante en el turismo y la economía del Veneto, con sus exposiciones, cursos, visitas guiadas, conferencias y todo tipo de actividades de gran prestigio internacional. ( http://www.palladiomuseum.org/it/ )
El proyecto CESHER no ha sido debidamente explicado a los ciudadanos por el actual equipo de gobierno del Ayuntamiento porque este equipo municipal nunca ha tenido una auténtica voluntad política de sacarlo adelante. Prueba de ello es que casi nadie conoce siquiera el edificio, que bajo su sobriedad herreriana exterior (1.358 m2 construidos), esconde una verdadera joya de estancias abovedas y luminosas.

Pero mucha gente sí entendió lo que podía significar el proyecto:
• Luis Cervera Vera, arquitecto y académico de Bellas Artes de San Fernando, uno de nuestros mayores expertos en arquitectura clásica, que legó gran parte de su obra dibujada como base del centro de documentación e investigación.
• Pedro Moleón Gavilanes, arquitecto y profesor de Historia de la Arquitectura en la Escuela de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid, primer impulsor del proyecto del CESHER y redactor el Plan Director. 
• La comunidad académica, con los mejores expertos en el tema, que ofrecieron su apoyo.
• Incluso entidades tan prestigiosas como la Fundación Duques de Soria, que ofreció su ayuda y colaboración en la gestión.
• Y, por supuesto, las administraciones, que vieron claramente que era el proyecto que necesitaba San Lorenzo para impulsar un turismo ahora en decadencia, tan imprescindible como principal motor económico de la ciudad.
Para poner en marcha este proyecto concreto y siempre siguiendo su Plan Director, se otorgó a la localidad una primera ayuda a través del Plan de Excelencia Turístico: 1.600.000€, que debían haber sido utilizados fundamentalmente para esta iniciativa. Y, posteriormente, una segunda ayuda de 646.000€ del FOMIT (Fondo Financiero del Estado para la Modernización de las Infraestructuras Turísticas).
No es comprensible cómo el Ayuntamiento ha gestionado tan mal esos fondos. Con ese dinero la localidad podría haber puesto en marcha el centro en una primera fase, ya que la segunda ayuda se daba, además de para finalizar la rehabilitación, para un primer mobiliario básico y la línea de imagen. Y lo que es más importante, para sacar a concurso público algo imprescindible en un museo de este alcance: el plan museológico y museográfico, el plan de gestión y el estudio de viabilidad. Que son las herramientas que permitirían acabar de definir el proyecto y buscar las fórmulas para encontrar la financiación necesaria para su desarrollo completo y su gestión. El fondo del FOMIT garantizaba que se pudiera hacer frente a estas partidas, valoradas en 141.500€. No sabemos a qué ha destinado el Ayuntamiento ese dinero, pero el concurso no fue convocado, lo que ya nos hizo sospechar que el Ayuntamiento podría intentar derivar el edificio a otros usos. Lo que ni en la peor de las pesadillas podíamos imaginar es que su intención fuera cederlo a una empresa privada.
El concurso que ha sacado el Ayuntamiento y que se fallará en los próximos días supone una concesión de ni más ni menos que 30 años a una empresa privada a cambio de un alquiler. Si la intención hubiera sido sólo recuperar algo de dinero en una época de crisis jamás se hubiera fijado una concesión a tan largo plazo, que supone una privatización de facto. 
El concurso se hace a medida para la Fundación para la defensa del Arte que ha montado el propietario de la Sala Faberge, empresa de subastas actualmente disuelta, Fundación de dudosa trayectoria y ningún proyecto cultural conocido. Los pliegos distorsionan totalmente el alcance que tenía el proyecto del CESHER y lo dejan reducido a un fondo documental, lo que nos parece un vano intento de cubrir el expediente de cara a las posibles consecuencias que pueda tener la cesión respecto a las subvenciones y el legado concedidos para un proyecto concreto que ya nunca existirá. 
El concurso deja además una gran libertad de usos a la empresa, que durante esos 30 años sólo tendrá que reservar algo de espacio para que los documentos legados por Luis Cervera Vera se puedan consultar.
De llevarse adelante esta iniciativa del equipo de gobierno municipal, la localidad se despediría para siempre de un proyecto que hubiera sido realmente importante para el desarrollo turístico y comercial.
Y los ciudadanos, no sólo de San Lorenzo o de Madrid sino de todo el país, pierden un edificio extraordinario, de gran valor patrimonial, que era suyo, que fue rehabilitado con el dinero de sus impuestos, y que, al menos hasta dentro de 30 años estará en manos de una empresa privada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *