La nueva planificación urbanística en San Lorenzo de El Escorial

La Plataforma Ciudadana Escurialense se entrevista con el concejal de Urbanismo Gonzalo Cuesta

El pasado martes 3 de febrero nos reunimos con el concejal de urbanismo para que nos informara sobre la “Redacción del Planeamiento de Modificación de las Normas Subsidiarias de San Lorenzo de El Escorial”, actualmente en marcha.

El contrato para su elaboración fue adjudicado el 12 de junio del 2004 por 67.760€ (IVA incluido) al Estudio de Arquitectura Salamanca Velayos, S.L.P., y los plazos marcados en dicha adjudicación nos hacían pensar que la redacción debía estar ya muy avanzada. Nuestra asociación nació para dar respuesta ciudadana a la anterior propuesta de planeamiento, el avance del PGOU, de 2004, que planteaba un agresivo desarrollo urbanístico con un desmesurado aumento del suelo urbanizable y la densificación de barrios históricos. Ese plan fue finalmente abandonado hace ahora un año.

Ahora es fundamental informarnos e informar sobre el nuevo diseño urbanístico que están elaborando, porque nos afecta a todos. Nuestro objetivo sigue siendo intentar evitar desarrollos urbanísticos tan agresivos como los que se planteaban en el proyecto anterior y luchar para que se reconozcan y se protejan como merecen los increíbles valores naturales, patrimoniales y paisajísticos de nuestro territorio histórico.

Una buena noticia de la reunión con Gonzalo Cuesta es que el desarrollo en el que se está trabajando ahora se circunscribe al casco urbano. Gracias a ello zonas de gran valor como Monesterio, APVINorte, el Prado de la Era, el Puente del Avispero, o Los Tilos, que se recalificaban en el proyecto anterior, se mantienen, por ahora, como no urbanizables. La nueva redacción afectará exclusivamente al casco histórico y al catálogo de bienes protegidos, que la nueva Ley de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid obliga a tener actualizado durante este año.

Lo cierto es que la actitud del actual gobierno en estas zonas no nos hace presagiar nada bueno en esta nueva redacción, porque la densificación del centro y los barrios históricos de los últimos años ha sido demoledora:

  • El expediente de las Carmelitas es el mejor ejemplo del empeño del equipo municipal de construir bloques junto al Monasterio y en los barrios históricos, desoyendo las recomendaciones de los técnicos de patrimonio y las alegaciones de partidos, asociaciones y Patrimonio Nacional.
  • La nueva clave 9 que “se inventaron” para poder construir en ese jardín, es un truco que usa la vivienda social como excusa para que ahora se pueda construir en altura en la colonia histórica Abantos Romeral.
  • El ayuntamiento ha permitido actuaciones que se saltan los fuertes niveles de protección usando todo tipo de argucias urbanísticas: Los desniveles del terreno les han servido para justificar edificios de 5 pisos en dónde sólo se permiten dos. La supuesta temporalidad para autorizar la construcción de patios históricos. Las “bajocubiertas” para subir nuevas alturas. Y bosques protegidos se han usado como zonas verdes para aumentar la edificabilidad.
  • La ley de ornato no se aplica, y los edificios protegidos no sólo no se cuidan sino que sufren la invasión de todo tipo de carteles, estructuras auxiliares e instalaciones dispares.

El hecho de que la empresa adjudicataria, el Estudio de Arquitectura Salamanca y Velayos, haya colaborado estrechamente con D+IZone, el estudio que ha desarrollado lo de las Carmelitas o con Plarquín, responsable del anterior planeamiento, tampoco nos tranquiliza.

Referencias:

Pero sobre todo nos preocupa que en el anterior proyecto del PGOU redactado por Plarquín, el ayuntamiento disminuía la protección de muchos edificios. Algunos tan importantes como la casa de Jacome Trezzo, los Reales Cuarteles de Infantería, la Casa del Cónsul de Francia o muchos de los edificios del Plantel pasaban de tener protección integral a estructural o de estructural a ambiental.

El año pasado, cuando desistieron del anterior avance, el equipo municipal aseguró en su nota de prensa que el nuevo modelo sería “conservacionista donde la rehabilitación será el eje central del proyecto”.

Gonzalo Cuesta ha confirmado ahora que esos son los criterios que se están teniendo en cuenta en la elaboración del nuevo catálogo y que en ningún caso se contemplan recalificaciones de nuevos sectores, aclarando que otra de las razones para esta nueva redacción es la de unir y clarificar los criterios, para que los técnicos tengan menos dudas a la hora de resolver los expedientes. Comentó también que se va a desarrollar un Plan Especial parcial sólo para esta zona siguiendo las directrices que marca el decreto por el que se declara Bien de Interés Cultural, en la categoría de territorio histórico, el Real Sitio de San Lorenzo de El Escorial, lo que debería traducirse en una mayor protección de nuestros edificios y jardines históricos. Y así lo ha corroborado en la prensa: La Plataforma Ciudadana muestra su “satisfacción” ante las nuevas propuestas en materia de urbanismo.

En cuanto a los plazos, prefirió no adelantar fechas, porque son expedientes muy laboriosos que requieren una estrecha colaboración con Patrimonio Histórico, por lo que se espera que no estén acabados antes de las elecciones. En cualquier caso, aseguró que nos informaría en cuanto la redacción estuviera preparada, y que se daría un plazo suficiente para la información pública, ya que va afectar a una gran cantidad de viviendas. Afirmó igualmente que espera que la nueva ordenación pueda ser aprobada con un amplio consenso.

Ese será, en opinión de la Plataforma, el momento crucial para comprobar que cumplen con estos compromisos y para poder revisar los niveles de protección que recibe cada edificio y asegurarnos de que, efectivamente, prima la conservación, en vez de aprovechar la nueva legislación para aumentar la desprotección.

En cuanto a actuaciones anteriores, nos comunicó que el proyecto de construir en el jardín de las Carmelitas, está de momento paralizado. La modificación puntual, está sin embargo aprobada, con lo que también habrá que estar muy atentos a que no se vuelva a activar en cualquier momento.

Las obras recientemente iniciadas en el Sau II también se trataron en la entrevista. A pesar de los esfuerzos de ésta y otras asociaciones locales, el proyecto del Parque Empresarial Miravalle tiene ya su aprobación definitiva, ratificada en dos sentencias judiciales, por lo que los propietarios tienen toda la libertad para comenzar su ejecución. El único consuelo que tenemos es que, en opinión de Cuesta, es difícil que con la nueva situación económica los propietarios se atrevan a desarrollarlo en su totalidad (440.000 m2) y que lo más probable es que la ejecución se vaya desarrollando por fases, empezando sólo por la zona más deteriorada y más cercana a Collado Villalba. Tendremos que estar muy atentos a que se respetan los 56.000 m2 de bosque protegido que la Plataforma consiguió excluir del proyecto, y que se cumplan las medidas que afectan a la protección de la cerca y del paisaje.

Lo que sí que nos aseguró es que en el sector APVINorte, una amplia zona lindante al SAU II y que es la que cuenta con más arbolado, donde el ayuntamiento tenía previsto recalificar suelo para viviendas, por ahora tampoco se va a acometer ninguna actuación.

El concejal informó de que el ayuntamiento está trabajando también para favorecer el embellecimiento y reforma del polígono industrial Matacuervos. Se trata de un plan, en el que manteniendo la volumetría, se permitirían nuevos forjados que aumentarían la edificabilidad, a cambio de que los propietarios asumieran los costes de una reforma más coherente con la protección del paisaje del territorio histórico.

Tras la entrevista, la Plataforma, aunque valora positivamente las propuestas municipales, constata sin embargo como no hay voluntad política para elaborar un Plan Especial que proteja todo el territorio histórico, tal y como marca el Decreto de la Cerca. Sin un plan de medidas concretas, los principios conservacionistas de este decreto se quedan en buenas intenciones generales con una difícil aplicación práctica, como se ha comprobado en los numerosos contenciosos y alegaciones realizadas. Gonzalo Cuesta sostuvo en la entrevista que, al afectar a varios municipios, este Plan Especial debería ponerlo en marcha la Comunidad de Madrid, pero el gobierno regional ha dejado muy claro en todas sus nuevas disposiciones su actitud en estos temas: más desprotección, menos control y más poder a los ayuntamientos. La nueva regulación, ya no contempla como obligatorio ese Plan Especial, por lo que sin reglamentación concreta que haga efectiva su protección y con unas nuevas leyes que permiten nuevos usos en fincas y edificios protegidos, con menos control, el territorio histórico sigue, en opinión de la Plataforma, gravemente amenazado.

carmelitas_BIC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *