¿ Un cadáver a los postres?

Para el habitual asistente a los plenos del ayuntamiento de la muy Leal Villa de El Escorial, el de ayer, miércoles 26 de septiembre de 2012, constituía toda una sorpresa. Un homogéneo grupo jóvenes vestidos de negro, con apariencia de ser asiduos de los gimnasios, portando ceñidas camisetas y con el pelo cortado todos por igual, ocupaba el ala izquierda de los bancos destinados al público. Seguían con atención las intervenciones de los concejales junto con algunas otras personas que no suelen asistir a estas sesiones bimensuales donde, tras largos debates, siempre puede el personal inquirir lo que le apetezca al equipo de gobierno. La aprobación de la modificación del Acuerdo-Convenio regulador de las condiciones de trabajo de los empleados públicos era la causa de esta aglomeración. Eran policías e intentaban dejar constancia de su desacuerdo en cómo se habían desarrollado las negociaciones que, finalmente, les dejaban con mas horas de trabajo y menos sueldo. Los agentes aplaudieron vigorosamente las intervenciones del PSOE, que entre otras cosas, pidió que los populares reconsideraran estas nuevas medidas retributivas, pero no lograron otra cosa que el Alcalde, por una vez, les permitiera el desahogo de expresarse extemporáneamente desde las filas del público, sin esperar al turno de ruegos y preguntas. ¡Qué diferente escenario al del pueblo de arriba, donde la policía local permanece en todos los plenos vigilando al publico que no puede hablar!

Las mociones presentadas por el Grupo Socialista para que se destine la partida prevista para la Mancomunidad de Servicios Sociales y otras partidas restantes a paliar los recortes en parados, personas mayores y población infantil del municipio, para la prórroga del programa PREPARA,  dirigido a las personas que agoten su prestación por desempleo y para que se revoque el acuerdo de Junta de Gobierno de 19 de junio de 2012, autorizando una instalación provisional en la finca Prado Nuevo, recibieron el unánime voto en contra del PP y la abstención del partido independiente MPI.

Es de reseñar el esfuerzo que hizo la portavoz socialista, con el apoyo de IU y Acción Plural, para explicar cómo sentar un precedente en el uso religioso del suelo rustico de especial protección para la construcción de una capilla, creaba un perjuicio para el resto de la población escurialense que no comulga con las fervorosas prácticas promovidas por la fundación que acaba de colocar allí el cadáver de la difunta Amparo Cuevas.  “Esto es algo que lleva cociéndose mucho tiempo y lo que quieren es hacer un mausoleo y una basílica, no una capilla provisional”, dijo. La concejal socialista explicó  también que en un suelo que acabará siendo municipal, merced al convenio suscrito en su día, se ha creado una servidumbre de paso al conceder la licencia que no ha tenido en cuenta el largo historial de infracciones urbanísticas que atesoran los promotores de la capilla de madera y cristal que se alza ya sobre un Prado Nuevo. Un lugar donde la cubierta vegetal ha desaparecido en muchos espacios surcados por caminos, aparcamientos y otras actuaciones. “Luego nos encontraremos con los hechos consumados. Creo importantísimo sentar las bases de la autoridad municipal en disciplina urbanística en este caso. Se están riendo de la soberanía municipal. Pongan fecha al convenio urbanístico”, reclamó Asunción Martínez , insistiendo en que “la protección de la cubierta vegetal es de especial importancia para la protección, como colchón, de uno de los bienes más preciados del municipio, como es la Finca de la Granjilla”. Tras pedir que se revoque la licencia, recibió una respuesta directa del alcalde negando tal posibilidad, aunque este comentó respecto a la presencia del cadáver: “ahí no puede estar ese féretro”. Tras esta afirmación, nos sorprendió con que no parece que se esté infringiendo la legislación, “pues el cadáver no está dentro de la tierra”. Habrá que acudir a las reuniones de los sábados para comprobar si se mantiene suspendido en el aire.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *