¿Cuáles son las deudas reales del Ayuntamiento de San Lorenzo de El Escorial?

No parece fácil saberlo. El equipo municipal ha proclamado reiteradamente que las cuentas del ayuntamiento son un ejemplo de gestión y que dan  superávit. Pero en el Pleno Extraordinario del día 15 de Mayo se aprobó el crédito de 3. 337.000 € que el gobierno ha impuesto al  Ayuntamiento para el Pago a Proveedores según el Real Decreto Ley 4/2012. Con él se hará frente a los pagos que están aún pendientes del año anterior, algo  más de 1.200 facturas  de 143 proveedores. Si le sumamos otros 600.000 € de crédito solicitados en noviembre, el Ayuntamiento tiene ya una deuda de casi 4 millones de euros sólo para pagar los gastos corrientes del año pasado. El equipo municipal alega que realmente no lo necesitan, que es sólo un problema de tesorería, y que el gobierno les ha “obligado” a aceptarlo. Pero el  hecho de que el  Ministerio de hacienda después de analizar el Plan de Ajuste  haya considerado que realmente sí necesitamos este crédito, a pesar del enorme esfuerzo que se está haciendo por reducir el endeudamiento, hace sospechar que la situación no es tan buena como nos quieren hacer creer.    

Todo el mundo está de acuerdo en que hay que pagar, y lo antes posible a las empresas y a los colaboradores que llevan tanto tiempo sin cobrar. Pero los tres grupos de la oposición (PSOE, IU, y AME) manifestaron su desacuerdo con este endeudamiento, que supone pago de intereses y unos gastos que habrá que asumir durante los próximos 10 años.  Los tres coincidieron en que al tratarse de gastos corrientes, deberían haberse podido pagar con los ingresos corrientes, y más en una localidad con unas cuentas supuestamente saneadas y con unas tasas muy elevadas. Expresaron su fuerte preocupación por lo que pueda suceder este año, y  por los nuevos endeudamientos que puedan derivarse del agravamiento de la crisis y la disminución de ingresos. Consideran que  el que haya otras localidades con un endeudamiento mucho mayor que el nuestro no es excusa suficiente, y exigen una mejor gestión y un mayor control del gasto.
Cuando el supuesto superávit del año pasado es ahora  un déficit de 100.000 €, y cuando la falta de transparencia en la gestión hace que ni siquiera los concejales de la oposición tengan una información clara de las cuentas, es normal que planteen su desconfianza ante nuestro déficit real  e inquietud sobre otros posibles “agujeros”. Un buen ejemplo de la opacidad que impone el gobierno municipal es el documento que les hizo llegar a los concejales de la oposición para “informarles” para su votación en el pleno del 15 de Mayo. Les pasó un listado de las 1.200 facturas, sí, pero sin el nombre del titular ni el concepto, sólo un listado indescifrable de números (importes y CIFs), para que no puedan saber  en qué se han gastado ese dinero. 
El ayuntamiento no comenta tampoco muchos detalles sobre el Plan de Ajuste aprobado, y de dónde va a ahorrar. Reconoce que con la situación actual de crisis el ayuntamiento tiene menos trabajo y que podría prescindir de 20 o 25 personas, pero que por ahora va a hacer un esfuerzo porque los recortes no afecten al personal. Y eso está muy bien, pero ¿por qué no se reduce entonces la contratación externa de los servicios? Eso ayudaría a reducir gastos sin endeudarse ni subir más las tasas. Eso es lo que propone la oposición para uno de nuestros mayores gastos: la limpieza y recogida de basuras. El año pasado pagamos más de 2.300.000 € para este servicio, y la diferencia con los ingresos por las tasas de basuras se saldó con un balance negativo de 900.000 €. La respuesta del Ayuntamiento ha sido una fuerte subida de las tasas, un 15% de encarecimiento en un servicio básico que van a sufrir especialmente los hogares y comercios más afectados por la crisis. Los tres partidos de la oposición también coincidieron en un pleno anterior en la propuesta de retornar el servicio a la gestión pública, tal y como ha hecho El Escorial y como está haciendo Valdemorillo, consiguiendo un ahorro considerable.
Pero el alcalde es un férreo partidario de la externalización de los servicios municipales, apoyándose en que es la norma habitual en casi todos los municipios de la Comunidad. Según su opinión el precio tan elevado de nuestros recibos de basuras está justificado por el buen servicio que tenemos, insistiendo mucho en la ventaja que supone que aquí la recogida de muebles viejos es gratuita y criticando duramente al ayuntamiento de El Escorial por cobrar por la retirada de un sofá una tasa aparte de 70 €.   No parece tan mala idea si con ello han conseguido reducir sustancialmente los recibos, sobre todo en una época en la que la renovación del mobiliario no parece ser el tema prioritario para una gran  mayoría.
Otro ejemplo es la Empresa Municipal de la Vivienda, que está gestionada en su totalidad por una promotora privada, GESURBE. Sólo así se entiende que la EMV, cuyo fin debería ser ayudar a los ciudadanos a tener una vivienda digna, esté tan sólo interesado en la construcción de nuevas promociones, cuyos beneficios seguro que interesan más a esta empresa privada. Y en cambio, se descartan las propuestas de intentar  hacer un plan de arrendamientos, o de negociar con bancos y promotoras para dar salida a la enorme cantidad de vivienda sin vender convirtiéndola en vivienda pública.
La nueva promoción de vivienda pública que la EMV va a levantar en las Carmelitas, justo enfrente del Monasterio, es especialmente polémica porque atenta contra las normas de protección de nuestro patrimonio, pero además, porque la compra del solar por un precio cercano al millón de €, supone otro nuevo endeudamiento que asumimos los ciudadanos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *