Se declara desierto el concurso público para la cesión del Cuartel de Voluntarios

La fundación privada para la que parecía haber sido preparado el concurso no ha presentado la oferta.

El equipo municipal ha dejado claro en los pliegos sacados a concurso que no tiene intención de seguir adelante con el proyecto CESHER, para el que se concedieron los  fondos públicos con los que ha rehabilitado el edificio. Y que busca una cesión a manos privadas de esta joya de nuestro patrimonio público por el mayor tiempo posible (30 años).

Ante la gravedad de los hechos la Plataforma Ciudadana Escurialense convoca un acto informativo con el objetivo de explicar a los ciudadanos el proyecto original y la importancia que podría tener para el desarrollo del turismo, el comercio local y el centro histórico. Intervendrá  Pedro Moleón Gavilanes, profesor de historia de la arquitectura en la Universidad Politécnica de Madrid y gran impulsor del proyecto. Y a continuación habrá una mesa redonda con partidos políticos y asocioaciones para debatir propuestas de actuación.

 

 

Museo del Real Sitio y Centro de Estudios Herrerianos (CESHER).

 

 

 

El origen.

 

En el año 1998, Pedro Moleón Gavilanes, entonces director de arquitectura de Patrimonio Nacional y Luis Cervera Vera, otro de nuestros historiadores de arquitectura más relevantes, conciben este proyecto para el antiguo Cuartel de Voluntarios (c/ Pozas, 3), un impresionante edificio del siglo XVIII atribuido a Villanueva y de propiedad municipal.

 

Luis Cervera Vera ofreció para impulsar el proyecto la donación de toda su obra, un conjunto de planos, dibujos, acuarelas, fotografías, grabados, publicaciones, libros, material de archivo, etc. Todo ello de inestimable valor para el estudio de la construcción del Monasterio de El Escorial y el desarrollo de la arquitectura herreriana.

 

En marzo de 2003 se firma el Plan de Excelencía Turística del Ayuntamiento de San Lorenzo de El Escorial, que contó con un presupuesto de 1.620.000€ de fondos públicos. El “buque insignia” de dicho Plan era la realización del Centro de Estudios Herrerianos (CESHER) [Datos, fotos y video del proyecto en la web del Ayuntamiento: http://www.sanlorenzoturismo.org/default2.htm]

 

En 2005 se publicó el Plan Director del CESHER elaborado por el arquitecto e historiador Pedro Moleón Gavilanes, profesor de historia de la arquitectura en la Universidad Politécnica de Madrid y gran impulsor del proyecto.  En dicho Plan Director quedaban expresados el concepto y objetivos del CESHER, citamos algunos párrafos:

 

[p. 5] El Centro de Estudios Herrerianos se crea por el Ayuntamiento de San Lorenzo de El Escorial con el deseo de contribuir a la consolidación de este Real Sitio como destino turístico, mediante la puesta en valor de su patrimonio histórico y cultural […]

 

[p. 7] El Centro de Estudios Herrerianos […] es una entidad cultural sin ánimo de lucro y de carácter público e interés social, dedicada al estudio, la docencia y la investigación de la arquitectura herreriana. El CESHER incluye en su interior un Museo Herreriano y un Centro de Documentación de la Arquitectura Herreriana […]

 

Con los fondos del Plan de Excelencia se acomete la primera fase de la rehabilitación del edificio, una serie de ciclos de conferencias que se inscriben en la Universidad de Verano, la  catalogación de los fondos del legado y algunas exposiciones con los dibujos de D. Luis Cervera.

En 2006 se concede una nueva ayuda al proyecto CESHER de 646.000€ procedente del FOMIT (Fondo Financiero del Estado para la Modernización de las Infraestructuras Turísticas) para: finalizar la rehabilitación del edificio, el Plan Museológico y Museográfico, el Plan de gestión, el Estudio de viabilidad, mobiliario  y línea de imagen. Que sepamos, sólo se ha invertido en rehabilitar el edificio.

 

En 2013 el ayuntamiento saca a concurso “la concesión demanial para la utilización privativa del edificio”.

 

El proyecto.

 

El CESHER pretendía reivindicar el estilo herreriano, integrando dos funciones claramente diferenciadas aunque complementarias: 

 

         Museo herreriano y del Real Sitio: Un espacio diseñado en base a una museografía avanzada y apoyada en las nuevas tecnologías para resultar educativo, didáctico, atractivo, participativo y abierto a todos los públicos. Explicaría de forma amena cómo el estilo herreriano se inicia en España con la construcción del Monasterio de San Lorenzo el Real de El Escorial,  cómo se mantuvo vigente transformándose durante los siglos XVI, XVII y XVIII y porqué es una de nuestras mayores aportaciones históricas en el campo de la arquitectura.  El museo resaltaría de manera especial cómo la estructura urbana y los edificios singulares de San Lorenzo constituyen un ejemplo único del desarrollo de esta escuela arquitectónica a lo largo de los siglos, sirviendo de marco interpretativo del patrimonio histórico y arquitectónico de la ciudad y su entorno. Todo esto a través de:

         La exposición permanente.

         Sala de exposiciones temporales.

         Aula didáctica, talleres y actividades para grupos escolares.

         Programa de rutas por la localidad y su entorno.

 

 

         Centro de Documentación e Investigación de la arquitectura herreriana: para cuyo fin el Ayuntamiento de San Lorenzo aceptó la donación del Legado del arquitecto, historiador y académico de San Fernando, don Luis Cervera Vera (†1998). Aunque el Ayuntamiento a través del Plan de Excelencia financió una primera fase de la catalogación de los fondos y elaboró una serie de exposiciones temporales, a día de hoy el Legado de don Luis Cervera Vera sigue sin poder consultarse. El centro de investigación marcaría la base académica que diera rigor y prestigio al museo y sus actividades. Y desarrollaría un programa de cursos y conferencias.

 

 

El referente: el CESHER  tomaba como referente el Centro de Estudios Andrea Palladio de Vicenza [www.palladiomuseum.org], aspirando a convertirse en un centro de similar prestigio internacional, con la organización de exposiciones, cursos específicos, conferencias, aulas didácticas, visitas guiadas al casco histórico y otros edificios herrerianos, etc.

 

La sede idonea: el antiguo Cuartel de Voluntarios es un edificio del siglo XVIII atribuido a Juan de Villanueva, arquitecto mayor del Rey Carlos III y de la villa de Madrid. Su sobriedad herreriana exterior (1.358 m2 construidos), esconde una verdadera joya de estancias abovedas y luminosas. Su situación resulta idónea al encontrarse en el centro del casco histórico de San Lorenzo de El Escorial, a escasos metros del Real Monasterio, e inserto en el nudo de calles y plazas que vertebran el turismo, el comercio y la hostelería de la localidad.  La rehabilitación del edificio (que fue Cárcel y Hogar del Pensionista) y su transformación en Museo era una apuesta decidida del Ayuntamiento por un turismo cultural y de calidad. El CESHER debía haberse convertido en un nuevo centro de atracción cultural que viniera a complementar al Real Monasterio, como tradicional y único elemento de atracción del visitante en el Real Sitio. 

 

El desinterés municipal: El proyecto del CESHER siempre ha adolecido de un adecuado plan de comunicación que lo hubiera hecho más comprensible a la ciudadanía. El Ayuntamiento al respecto no ha demostrado tener una verdadera voluntad política de llevarlo a cabo, alentando la confusión de que se trataba de un museo pensado únicamente para exhibir planos. Pero mucha gente sí entendió lo que podía significar el CESHER, como don Luis Cervera Vera, que antes de morir dispuso la cesión de sus importantes fondos documentales; Pedro Moleón Gavilanes, primer impulsor del proyecto y redactor del Plan Director; la comunidad académica, con los mejores expertos en el tema, que ofrecieron su apoyo y participaron en los primeros Cursos de Verano sobre la arquitectura herreriana organizados por el Ayuntamiento y la Universidad Complutense. Incluso entidades tan prestigiosas como la Fundación Duques de Soria ofrecieron su ayuda y colaboración en la gestión. También las administraciones, que vieron claramente que era el proyecto que necesitaba San Lorenzo para impulsar un turismo cultural y de calidad que sirviera de motor económico para la recuperación y dinamización del centro histórico.

 

¿Qué ha pasado con los fondos?: No es comprensible cómo el Ayuntamiento ha gestionado tan mal los fondos del Plan de Excelencia Turística y del Fomit. Con ese dinero la localidad podría haber puesto en marcha el CESHER en una primera fase, ya que los fondos del FOMIT se daban para finalizar la rehabilitación del edificio, comprar el primer mobiliario básico y desarrollar una la línea de imagen. Y lo que es más importante, para sacar a concurso público algo imprescindible en un museo de este alcance: el Plan Museológico y Museográfico, el Plan de gestión y el Estudio de viabilidad. Herramientas que permitirían acabar de definir el proyecto y buscar las fórmulas para encontrar la financiación necesaria para su desarrollo completo y su gestión. El fondo del FOMIT garantizaba que se pudiera hacer frente a estas partidas, valoradas en 141.500€. No sabemos a qué ha destinado el Ayuntamiento ese dinero, pero el concurso no fue convocado, lo que ya hizo sospechar que el Ayuntamiento podría intentar derivar el edificio a otros usos.

 

De museo a negocio privado. El concurso público que sacó el Ayuntamiento suponía una concesión ¡por 30 años!, a una empresa privada a cambio de un alquiler. Si la intención hubiera sido sólo recuperar algo de dinero en una época de crisis jamás se hubiera fijado una concesión a tan largo plazo, que supone una privatización de facto.

El concurso se hace a medida para la Fundación para la defensa del Arte, montada por el propietario de la Sala Faberge, empresa de subastas actualmente disuelta. Fundación de dudosa trayectoria y ningún proyecto cultural conocido. Los pliegos distorsionan totalmente el alcance que tenía el proyecto del CESHER y lo dejan reducido a un fondo documental, cubriendo con ello el expediente de cara a las posibles consecuencias que pudiera tener la cesión respecto a las subvenciones dadas. El concurso deja una gran libertad de usos a la empresa, que durante esos 30 años sólo tendrá que reservar algo de espacio para que los documentos legados por don Luis Cervera Vera se puedan consultar.

 

De llevarse adelante esta iniciativa del equipo de gobierno municipal, la localidad se despedirá para siempre de un proyecto que hubiera sido realmente importante para el desarrollo cultural, turístico y comercial. Los ciudadanos perderán un edificio de gran valor patrimonial, que fue rehabilitado con el dinero de sus impuestos, y que, al menos hasta dentro de 30 años estará en manos de una empresa privada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *